La Luz y sus propiedades

Absorción selectiva. La Iluminación

La luz natural

En fotografía, se llama luz natural a la luz diurna emitida por el sol. La luz artificial es la que procede de fuentes lumínicas creadas por el ser humano.

Es muy importante conocer la temperatura de color de la luz, que se mide con la escala Kelvin, donde la temperatura Kelvin (ºK) = temperatura Celsius (ºC) + 273, ya que las cualidades más importantes de la iluminación, desde el punto de vista fotográfico, son: calidez, frialdad, suavidad y dureza. Se dice que la luz es cálida o fría según predominen los colores anaranjados o azulados, y respectivamente suave o dura, según la menor o mayor intensidad de las sombras que lo produzca. Las películas fotográficas están equilibradas para la luz natural o la luz de flash, unos 5.500 ºK, cualquier otro tipo de iluminación produce una desviación cromática que puede ser ajustada con filtros correctores y conversores.

Tabla comparativa de la luz y sus propiedades

Se considera que la luz debe de cumplir cuatro requisitos básicos:

- Iluminar el sujeto o escena. Al incidir sobre el motivo, la luz produce sobre él determinados efectos que permiten su reproducción.

- Dar información precisa sobre el sujeto o escena. La luz informa sobre la textura, el tamaño, la forma y el entorno del motivo.

- Crear ambiente y dar carácter a la fotografía. La luz pone de relieve las cualidades del sujeto, sugiere estados de ánimo y crea la atmósfera acorde con las necesidades expresivas del fotógrafo.

- Transmitir emociones. La combinación correcta y sugerente de luz y tema, produce en el espectador el efecto buscado. Para controlar la iluminación hay que conocer los cambios que experimenta la luz al chocar con una superficie. A continuación se describen los nueve resultados más típicos. La luz puede ser difuminada, reflejada, absorbida o modificada por una combinación de diferentes fenómenos.

Absorción. Una superficie negra absorbe y transforma en calor la mayoría de la luz que le llega, lo que significa que las partes negras del equipo fotográfico se calentarán fácilmente. Superficies grises o coloreadas absorben parte de la luz y reflejan el resto. Las de color reflejan luz de color, y las grises, luz blanca.

Reflexión especular. La luz reflejada por una superficie clara pulida es dura y direccional. El reflejo se reproduce como un punto brillante.

 

Reflexión difusa. Las superficies reflectoras irregulares, como el papel de filtro, dispersan la luz, transformándola de dura a suave.
(Grafico 15)

 

Transmisión. La luz puede atravesar objetos no opacos. La transmisión la denominamos directa, cuando el haz de luz se desplaza en una zona transparente íntegramente y de forma lineal. La llamamos difusa, si en el interior de la zona atravesada por el rayo, el haz de luz se dispersa en varias direcciones, como ocurre en materiales translucientes como vidrio opaco, ciertos plásticos o el papel vegetal. La denominamos selectiva, cuando ciertos materiales, vidrios, plásticos o gelatinas coloreadas dejan pasar sólo ciertas longitudes de onda y absorben otras, como es el caso de los filtros fotográficos.

 

Refracción. Ocurre cuando los rayos luminosos inciden oblicuamente sobre un medio transparente. Este fenómeno tiene mucha importancia en fotografía, ya que la luz antes de formar la imagen fotográfica ha de cambiar frecuentemente de medio: aire – filtros – vidrios de los objetivos – soporte de la película.

Dispersión. La dispersión determina la iluminación natural, así como las aberraciones cromáticas.

 

Difracción. Es la desviación de los rayos luminosos cuando inciden sobre el borde de un objeto opaco. Esto da lugar a una zona de penumbra que acaba con la nitidez en las zonas de transición, es decir, entre las zonas de luz y sombra.

 

Difusión. Un material difusor, como el papel de calco, el cristal esmerilado o el plástico opal, dispersa y suaviza la luz que lo atraviesa.

 

Viendo un ejemplo práctico de la luz y sus propiedades podemos observar 2 imágenes de dos cavidades muy parecidas pero en diferentes ubicaciones. La primera es la Geoda de Naica en Mexico, donde los cristales son opacos y las formas irregulares. La luz actua de forma difusa iluminando la sala pero con los consiguientes riesgos de quemar la secuencia en los puntos más cercanos al foco.

En el segundo ejemplo la Geoda Gigante de Pulpí en Almería, en este caso los cristales son translúcidos y limpios y en consecuencia la luz se refracta a través de de los mismos. Si bien es más complicada esta iluminación porque el efecto que produce la luz es como si rebotase por todos los ángulos, en consecuencia hay que ajustar con un flashímetro la cantidad de luz recibida.

About these ads

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: