La sala de la Verna, Torca del Carlista, iluminación en grandes Volúmenes

 

foto: Jabier les
Ver el detalle del espeleólogo con buzo rojo junto a la cascada. foto: Jabier les

La fotografía de gran volumen es una técnica complicada desde el punto de vista teórico, ya que aunque matemáticamente se puede analizar la distribución de los flashes, el número de destellos y el diafragma a utilizar, en la práctica será nuestra propia experiencia la que garantice el éxito en el resultado final. Teniendo en cuenta que no es lo mismo fotografiar una sala con coladas de color blanquecinas en la que la luz tiende a reflejarse, que una sala en roca de lava, que suele ser de color negro y que la tendencia es a absorber la luz de flash.

Una buena planificación inicial será esencial, ya que el trabajo de gabinete nos permitirá disminuir los errores de campo. Si analizamos en una buena topografía la distribución de los flashes, esto nos permitiría hacer los complicados cálculos teóricos de iluminación y diafragmas. Además es importante un buen sistema de comunicación ya que en grandes salas es imposible comunicarse con fluidez con los aperadores de flash.

formula1 

Partiendo de la formula original para hallar el diafragma correcto de una exposición y teniendo en cuenta la ley inversa de los cuadrados, podemos obtener una relación sencilla, que nos da el número necesario de disparos de flash:

 formula2

 Ejemplo: el número guía para iluminar un sujeto situado a 35 m, con un diafragma de f5,6 es de 196, como nuestro flash tiene un número guía 45, según la formula anterior necesitaremos un total de 19 destellos de flash para iluminar el objeto.

 formula-3

 Si en cambio el sujeto estuviese situado a 100 m, necesitaríamos 79 destellos de flash con un diafragma de f4. Para poder disminuir este número deberemos pensar en abrir más el diafragma, de este modo eligiendo un f2,8 a 100 m de distancia y con un número guía 45, necesitaríamos 39 destellos de flash.

Foto en el interior de la Torca del Carlista, realizada en 2007. Foto Jabier Les

Foto en el interior de la Torca del Carlista, ver detalle de una espeleólogoa entre los bloques con buzo rojo, realizada en 2007. Foto Jabier Les

El material que utilizaremos, será por supuesto una cámara réflex, con un objetivo gran angular. Los más utilizados son los que tienen ópticas de distancias focales que oscilan entre los 20 mm y los 35 mm, y de entre las que destacan las ópticas de 24 mm y 28 mm. Los objetivos denominados ojo de pez, 15 mm a 19 mm, provocan una distorsión en la perspectiva y presentan a menudo problemas. Utilizaremos a su vez un trípode, al cual le acompañaremos con el empleo de un cable disparador, para evitar cualquier vibración a la hora de realizar una fotografía, y también emplearemos varios flashes electrónicos para reducir el tiempo de exposición, que se utilizarán a la máxima potencia posible, con un número guía entre 45 y 70.

 La realización de una fotografía de gran volumen puede llevar más de dos horas, siempre y cuando se haya planificado bien. En el caso del gran volumen se puede utilizar una película entre ISO 100/21° y ISO 400/27°.  Utilizar una sensibilidad mayor, puede provocar una notable disminución de la calidad debido al grosor de grano que usan este tipo de películas.

Ley de reciprocidad

 Otro factor que se debe tener en cuenta a la hora de realizar exposiciones prolongadas es la ley de reciprocidad, que establece que la densidad de una imagen revelada es directamente proporcional al tiempo de exposición y a la intensidad de la luz.

No obstante, cuando el tiempo de exposición es considerablemente breve o la intensidad de la luz resulta inusual, la ley deja de cumplirse y los resultados pueden ser impredecibles. Este efecto se le conoce como fallo de la ley de reciprocidad.

En fotografía en color, la no reciprocidad provoca dominantes que, en cierta medida, pueden corregirse con filtros cálidos del rango 81 si se conocen las características de la película, ya que cada una tiene sus propias dominantes de color predeterminadas. Otro procedimiento podría ser aplicar el factor de corrección que se expone en la siguiente tabla. Las correcciones son simples valores prácticos y deben ser usados como base teórica, ya que no son exactos y dependen fundamentalmente del tipo de la fuente de iluminación que se utilice. Los efectos para exposiciones más largas de 10 minutos son más difíciles de evaluar.

Reciprocidad 
Tiempo de exposición

1 s

10 s

30 s

1 min

10 min

Incremento de apertura en valores f

+1

+1,5

+2

+2,5

+3

 Fotografía en exposición

Lo primero es colocar la cámara sobre un trípode, y acto seguido buscaremos un buen en- cuadre. En esta operación puede surgir algún problema. El volumen suele ser tan grande que es difícil apreciar en nuestro visor si el encuadre es perfecto. Para ello es interesante utilizar algún foco de luz continua o mandar a la gente repartida por la sala a «dar un paseíto». Con ello podremos buscar un buen ángulo a través del visor.

 La segunda operación será el enfocar, para lo que se propone guiarse por la luz del casco de un operador de flash o poner el enfoque del objetivo en infinito. A la hora de elegir el diafragma se deberá tener en cuenta el número de flashes que se van a disparar aunque lo normal es usar diafragmas entre f 2,8 y f 5,6.

 Nada más apretar el botón de disparo, los operadores comenzarán a disparar destellos de flash iluminando el escenario subterráneo. Se debe incidir en separar los flashes del eje óptico de la cámara, ya que de este modo la distribución de la luz evitará que en la imagen final salgan partículas molestas y además no tenga un aspecto de imagen plana. Hay que crear sombras, volumen y perspectiva y sólo será posible hacerlo combinando los flashes y la experiencia adquirida con el tiempo.

La multiexposición

Se trata de una función que sólo será posible utilizar en las cámaras electrónicas y manuales actuales. Consiste en un proceso muy simple que permite sobreponer diversas imágenes diferentes sobre el mismo fotograma. Es una función que permite abrir y cerrar el obturador sin que avancen los fotogramas de la película. Las personas operadoras se esconderán con los flashes y permanecerán inmóviles. Acto seguido se apagarán las luces, y al apretar el botón de disparo, tendrán que accionar los flashes manualmente. Una vez se hayan acabado de disparar los flashes a diferentes puntos, soltaremos el botón de disparo y las personas operadoras se situarán escondidas en otro sitio diferente. Realizaremos entonces la misma operación, apretaremos el botón de disparo y las personas operadoras activarán los flashes de nuevo. Volveremos a soltar el botón de disparo y así sucesivamente, hasta que al final en una sola fotografía obtengamos una iluminación óptima.

foto: Jabier Les

foto: Jabier Les


A %d blogueros les gusta esto: