La iluminación natural, no es tan natural como parece.

Una de las estampas típicas que solemos encontrar en fotografía subterránea es la entrada de rayos solares iluminando las cavidades creando rayos mágicos que con su explendor iluminan las grandes verticales o crean una magia especial en el interior de las cavernas. Este tipo de iluminación es muy delicada fotográficamente hablando, ya que plasmar un rayo en un lugar tan oscuro nos lleva a tener en cuenta dos mediciones lumínicas totalmente opuestas. Es decir si tomamos como referencia el rayo de sol, la iluminación del resto de la cueva se verá oscurecida o casi de color negro debido al contraste de intensidad de luz, si por el contrario tomamos como referencia las zonas sombrías nos llevará a una baja velocidad y que el rayo salga sobre saturado en la imagen resultante quemando el escenario. Así que sólo hay una posibilidad, llegar al equilibrio y esto lo conseguiremos con luz de flash.

foto: Jabier les

foto: Jabier les

Para realizar la imagen, se ocultaron 2 flashes que a la orden de disparo realizaron varios impactos repartidos por la sala e iliminaron a la persona que se colgaba de la cuerda. Para ello se tomo de referencia el rayo de sol, la velocidad era 1/30 s, y para buscar una velocidad más baja, para tener más tiempo para que los operadores de flash tuvieran tiempo en disparar varios flashes, subí los diafragmas de f2,8 a f11. Con ello conseguí una instantanea de 8 segundos. En ese tiempo y con dos antorchas de 45 guía conseguí que se realizaran más de 15 impactos de flash con el resultado final que se muestra en la imagen superior.


A %d blogueros les gusta esto: