Freelance aficionados VS Profesionales

Jabier Les. Foto Nagore Irazabal

Jabier Les. Foto Nagore Irazabal

Hay cuevas que sorprenden por su belleza, pero la microbelleza suele ser expectacular, las flores de aragonito, formaciones con formas extrañas, desviaciones en fin un cúmulo de “deformidades” secundarias que asombran porque marcan una clara diferencia entre lo que estamos acostumbrados a ver como algo normal y muestran una dimensión o perspectiva diferente. Al igual que ocurre con los fotógrafos, existen algunos que basan sus trabajos en mostrar un punto de vista, un plano que puede considerarse aceptable y otros aportan su visión particular del mundo y muestran otra dimensión, esos fotógrafos son los que destacan.

Pienso que con la revolución digital se ha conseguido mejorar mucho la técnica de fotografía pero esto ha traido mucho “profesional” de la imagen, ahora mucha gente se cree que por tener una cámara y publicar un día  fotos es un profesional de la imagen y no nos confundamos la fotografía es un arte o una afición y donde se marca la diferencia no es en la nómina, cuando a un fotógrafo se le encargan trabajos de fotografía debe valorar el trabajo a realizar y un profesional trabaja con meses de antelación, buscando calidad y suele hacerlo a gran escala con buenos presupuestos por norma general y con muchas horas que ráramente son bien pagadas, pero prevalece la calidad y un aficionado trabaja por lo que le den, esto trae consigo una degradación de los profesionales.

Pienso que todo el mundo tiene que aportar y buscarse la vida con lo que le gusta pero, realmente me pregunto si tanto freelance realmente aporta o perjudica, ya que si es bueno difundir, hacerlo con mala calidad es dar una mala imagen. Con ello no quiero decir que un aficionado no saque buenas tomas, si no que ráramente sabe gestionarlas. Las exposiciones son otro punto de inflexión. Personalmente creo que es importante exponer donde sea y divulgar todo lo que se pueda, pero pasa otro tanto de lo mismo, hacerlo con buenas imágenes o con fotos penosas puede arruinar la reputación de un arte como es la fotografía.

Un punto positivo del aficionado es que gracias a que cada vez la gente compra cámaras más costosas estas descienden en precio por lo cual los profesionales se ven beneficiados, en definitiva todos salimos beneficiados. Creo que hay que animarse a sacar imágenes hacer buenos álbunes, grandes archivos de calidad destacando las mejores imágenes, debemos primar en conseguir calidad, debemos ser exigentes con nosotros mismos y si quieres convertirte en profesional hazlo, pero hazlo de forma continuada, maneja calidad, no tires los precios del mercado ya que bastante tirados están ya y sobre todo se respetuoso con las obras de otros artistas, ya que pasa como en la espeleología, ¡que jodida es la envidia!. Un fotógrafo que para intentar cazar un contrato diga de un compañero la típica frase “yo soy mejor fotógrafo que este”, es un auténtico anormal. Normalmente los profesionales saben bien por la trayectoria de uno mismo, quien es el profesional y quien el friky, en fin…

Otros van de divos de la imagen, y piensan que sólo su trabajo es el mejor, a ellos les dedico  mis mejores deseos, pero pienso que están equivocados obviamente, porque hay que ser un poco más  humilde en esta vida y pensar que uno es el numero uno sólo trae consigo que la ostia es más gorda desde lo más alto de su pedestal. La humildad es una virtud y saber reconocer a otro buen fotógrafo es ser un buen fotógrafo, es la diferencia entre los Freelance frikies y un profesional de la imagen. 

Este artículo es una crítica a aquellos que se creen que por publicar un día y tienen su minuto de gloria se creen dioses de la imagen, y en el fondo de sus miradas, guardan su propias miserias. Y es un aplauso a aquellos que durante muchas horas al día durante años trabajan para mostrarnos sus imágenes, sus rincones secretos, sus visiones, sea de forma profesional o aficionada. 


A %d blogueros les gusta esto: