La importancia de la Velocidad

Si bien en este post no vamos a mostrar fotos de cuevas, si no de fiestas de Bilbao ,es un ejemplo claro de la importancia que tiene la velocidad en la obturación. La primera imagen se realizó en el típico acto del toro de fuego, si bien es a plena luz del día el objetivo final era producir un efecto de nocturnidad y movimiento en las chispas que producen las explosiones del toro. Para ello se debía utilizar una velocidad lo suficientemente baja para que se vería el movimiento y por ello se eligió una velocidad de obturación de 1/15, el inconveniente de esta velocidad es que produce mucha luminosidad y los diafragmas a utilizar deben ser altísimos para oscurecer la imagen. Para que la imagen sufriera más alteración y definición se utilizó un filtro polarizado que restaba un punto a la imagen resultante.

La segunda imagen tiene el mismo problema queríamos ver salir un txupinazo y ver el movimiento o el efecto de movimiento del mismo, por lo que la velocidad de obturación fue muy baja de 1/20, pero en este caso se utilizó el flash para iluminar a los concentrados en la imagen, por lo que se usó un efecto que tienen algunos flashes que es la cortinilla trasera, que se basa en capturar la imagen a poca velocidad y posteriormente lanzar un flash  con lo que queda una mezcla de imagen nítida y enfocada y movimiento en algunas partes de la escena.


En la última imagen, la guerra sucia de harina se buscaba un efecto de movimiento pero en este caso se buscaba paralizar o congelar la imagen, para lo que se usó la alta velocidad en este caso una velocidad de obturación de 1/1000, con ello se pudo congelar el movimiento, para mantener la definición se usó un teleobjetivo de 300 mm con un diafragma de f8, ya que había mucha luz a las 3 pm, se decidió usar un iso 400 para asi ganar más luminosidad.


A %d blogueros les gusta esto: