En verano se puede aprender técnica

La luz es la base esencial de la fotografía y en cualquier lugar se puede sacar una buena toma fotográfica, la clave es el control de la nitidez y la luz, ya que con ello podemos conseguir en las exposiciones jugar con la profundidad de campo. Si bien en nuestro equipo es esencial llevar un trípode, yo recomiendo también para evitar vibraciones usar un cable disparador. En cualquier lugar hay una buena fotografía, es cuestión de mirar a nuestro alrededor para darse cuenta sólo hay que saber observar para interpretar una mirada o un gesto. En alguno de mis viajes por sudamérica he conseguido captar imágenes que al verlas años después creo sinceramente que emanan sentimientos. Una de ellas por ejemplo es la que fotografié en la Habana Vieja en Cuba antes de la remodelación del morro en el año 1997, han pasado años pero esta fotografía para mi sigue guardando la esencia de Cuba.

Foto: Jabier Les

Como decíamos la luz es la esencia y con ella podemos captar imágenes estáticas o en movimiento y es esta parte, a la que le quiero dar un poco más de énfasis. Ya hemos hablado en otros post de como paralizar el agua pero veamos que efecto tiene en la vida real y en este caso como profesional de la imagen para que sirve y como aplicar lo aprendido en los cursos de fotografía. Vamos a partir de una imagen simple una cascadita en un hotel, es tan sencillo crear una imagen que sólo debemos buscar un buen encuadre y comenzar a trabajar con la luz.

Foto; Jabier Les

Para conseguir estos efectos de movimiento en el agua debemos oscilar entre velocidades de 1/15 y 1/25, personalmente a este tipo de imagen le aplico la máxima profundidad de campo para conseguir la mayor nitidez y un plano más definido. Una vez más descentrar el primer plano da sensación de espacio, y muestra cierta profundidad sobre el segundo plano o la zona final izquierda del encuadre.

Trabajando para conseguir con una modelo una imagen en movimiento en el agua primero se debe preparar la imagen y explicarsela para que la comprensa perfectamente, suele ser bastante complicado captar el momento justo que el agua se paraliza en el aire, pero cuando se consigue, hemos conseguido detener el tiempo en unas milésimas de segundo. Para realizar esta imagen se propuso que metiera parte del pelo no todo en el agua y de forma lateral levantase la cabeza con fuerza de forma circular echándose el pelo hacia la espalda. Para conseguir esta toma debemos pensar que el fotógrafo trabaja dentro del agua y que se tradó más de una hora en conseguir la toma al gusto del artista.

 

Foto: Jabier Les

En estos casos de altas velocidades os muestro una imagen que he recuperado de mi archivo y que ni recordaba haberla visto y que me ha gustado mucho en donde se puede ver un caballo a pleno trote paralizando su movimiento, con velocidades de más de 1/1000 de segundo. 

Foto: Jabier Les


A %d blogueros les gusta esto: