Sistemas de iluminación LED

Si bien tenemos en el mercado multitud de productos y lámparas de última generación, vamos  analizar algunos sistemas que particularmente uso para fotografía, en cuevas por su fiabilidad y por su gran potencia lumínica. Si bien la luz no la uso como sistema puntiforme de iluminación, porque para eso usaría focos de 5000w de potencia y de 5.500º kelvin que son enchufables en baterías de bolsillo realmente pequeñas en tamaño y peso. La luz me sirve para  poder observar lo que me rodea.

También quiero argumentar mi oposición al uso de este tipo de lámparas en fotografía, a excepción de la fotografía del gran volumen, porque no me gusta la longitud de onda  luminosa que emiten este tipo de artilugios, ya que se debe andar con factores de corrección si se quiere sacar un buen rendimiento, como hemos explicado en otros post, o bien tirar de programas de retoque fotográfico, con lo que estamos manipulando la imagen resultante. Es decir, al final creamos una imagen con el ordenador, que no corresponde ni por asomo, a lo que debería ser como modelo de ética del fotógrafo y la síntesis pura de la fotografía en general. Y por otro lado porque obligan a sacar imágenes de baja velocidad, debido a que se debe usar a modo foco, por lo cual crear imágenes en alta velocidad de obturación queda fuera de las posibilidades. 

Comenzaremos con una lámpara que a mi particularmente me gusta mucho porque dura hasta 14 horas y en plena potencia 350 lúmenes, tiene una duración de 4 horas. Se trata de la Ultra Belt de Petzl, con un coste que ronda los 400 euros. 



Otro sistema de iluminación que avanza con diversos modelos es la forntal  Scurion. Tiene una enorme intensidad de luz de 1300 Lúmenes. Está basado en un led multichip Cree MC-E el cual tiene una altísima eficiencia. La electrónica que se ha utilizado optimiza la intensidad de salida hasta un 95%. La autonomía de este modelo ronda las 2 horas a máxima intensidad. Pero su precio es muy elevado rondando los 750 euros.

Un nuevo sistema que ha salido hace muy poco tiempo es Brontoled, que cuenta con una frontal de 1800 lúmenes. De esta frontal de momento no hay mucha información de precio ni duración de las baterías, pero pronto tendremos información al respecto.

Después de ver algunas de estas frontales, podemos ver como existe una auténtica carrera logística por conseguir el máximo punto de luz en un foco, que si bien tiene muchas utilizades, como espeleólogo no lo veo tan práctico en cuanto al desarrollo en potencia, sin embargo le veo más utilidad en base a su duración, es decir, conseguir frontales de alta luminosidad y larga duración energética. En cuanto a la fotografía subterránea, hay fotógrafos que usan estos sistemas como Robbie Shone, que es habitual en este tipo de técnica, con fotos espectaculares, aunque el mismo reconoce que tiene limitaciones. Iluminar grandes espacios requiere focos, flashes o frontales de alta potencia, sin embargo en la fotografía de acción sin exposición cambia completamente el planteamiento. De cualquier modo la tecnología avanza  a ritmos vertiginosos y usar lámparas de diodos nos puede ayudar técnicamente, por supuesto, pero pienso que es el ojo humano, el que sigue siendo el eje fundamental en cualquier fotografía. No lo olvidemos.

Robiie Shonne

Foto: Robiie Shonne


A %d blogueros les gusta esto: