El viraje en fotografía subterránea

El viraje es una técnica tan antigua como la misma fotografía, que consiste en dar aspecto embejecido a una imagen, virándola hacia ciertos tonos de color. Cuando estudié fotografía de laboratorio, y revelábamos nosotros mismos la película esta operación la realizábamos a mano y con paciencia conseguíamos darle el tono a la imagen resultante que más nos gustase, haciendo diferentes pruebas de color. Ahora todo es mucho más sencillo y con un programa de retoque fotográfico como photoshop, podemos conseguir sin apenas esfuerzo el efecto del virado en una imagen. Personalmente utilizo mucho esta técnica en fotografía a modelos de estudio en blanco y negro porque transmiten más sensualidad y calidez a la imagen, pero en fotografía subterránea se puede aplicar de igual modo. Veremos los pasos.

La primera operación es transferir una imagen al ordenador.

Tenemos que tener claro que una imagen que tenga claros contrastes en texturas debemos matizárselos, por ello yo le aplico una corrección en los medios tonos y le aplico un poco más de claridad en la imagen.

Para comenzar el proceso de virado la imagen la podemos hacer de dos formas sencillas, la primera convirtiéndola o transformándola en RGB, de este modo ahora se le puede aplicar color, y en el programa de retoque photoshop, le podemos aplicar una corrección selectiva, con ello modificaremos los tonos bases de la imagen sin modificar la escena, a excepción de tonalidad.

Otro modo también muy sencillo es aplicarle sobre los tonos negros una masa del color que queramos, para ello en vez de convertir la imagen en RGB la convertimos o transformamos en Duotono, eligiendo la gama cromática de colores que queramos, el efecto es el mismo, más rápido pero tiene como desventaja que no se puede jugar tanto con los medio tonos y ver como a uno le va quedando el efecto del viraje.

El uso que se le puede dar a este tipo de imágenes, en álbunes antiguas, históricas etc… hacen que la fotografía realce más la imagen resultante, yo recomiendo que cuando se quiere hacer un libro o revista,  de imágenes en Blanco y Negro, en vez de publicar las imágenes en escala de grises, que es lo normal y de este modo ahorrar en tintas en las imprentas, y abaratar costes. Hacer las imágenes de este modo siguiendo el mismo patrón o protocolo para todas, para que no existan variaciones cromáticas entre las diferentes imágenes. Además, debemos tener en cuenta que ahora todo se hace de forma digital y a la hora de imprimir, no es lo mismo por supuesto plasmar un tono o dos, pero por la diferencia económica os puede asegurar que el resultado no tiene absolutamente nada que ver. Observar la primera y la ultima imagen.


A %d blogueros les gusta esto: